Para Marcos González, presidente de la Fundación Corresponsables, “si las pymes supieran las ventajas y beneficios que tiene realmente aplicar la RSE a su gestión, muchas más se sumarían al carro”. “La primera responsabilidad de cualquier empresa, tanto si es grande como si es mediana y pequeña, es ahora más que nunca seguir siendo rentable, tratar de mantener el empleo y si es posible crearlo. Y con eso ya están ‘haciendo’ RSE. En nuestro caso, no tengo ninguna duda de que la aplicación de la RSE es la que nos ha permitido no sólo no despedir a nadie en estos años, sino incluso ampliar plantilla con nuestra internacionalización en America Latina”, explica.¿En qué ayuda a una pyme aplicar políticas socialmente responsable?

Aumenta la implicación, el compromiso y la productividad de los empleados. Está demostrado que las empresas que son flexibles, concilian, son transparentes, abiertas y fomentan la comunicación vertical y horizontal tienen tasas de productividad entre un 10% y un 12% más altas que el resto y consiguen retener el talento. Según el Estudio Internacional Ranstad Employer Branding, los dos primeros factores que más valoran los empleados son la pertenencia al equipo y la comunicación abierta y honesta.

Aumenta el valor añadido de la empresa frente a la competencia, ya que consigue un plus de imagen y de reconocimiento, lo que, además, redunda en un mejor y mayor acceso a las grandes cuentas privadas y públicas. Es así porque las grandes empresas y la Administración cada vez tienen más arraigada la exigencia de contar con una cartera de proveedores a su vez socialmente responsables.

Fuente: Revista Emprendedores