A finales del año pasado, Nestlé lanzó la iniciativa de Empleo Juvenil en Europa, con la que espera generar 20.000 oportunidades de empleo para jóvenes europeos menores de 30 años durante los próximos tres años. En España, se estima que 1.250 jóvenes se beneficiarán de esta iniciativa, de los que “750 de ellos pasarán a formar parte de la compañía para cubrir nuevas necesidades de empleo surgidas de inversiones realizadas en los últimos años y de las expectativas de crecimiento de las exportaciones, además de las que forman parte del relevo generacional que suponen las jubilaciones”, que ya representan el 44% de la producción de Nestlé en España, según explica Luis Miguel García, director de Recursos Humanos del grupo.

Además, la compañía ha realizado una fuerte apuesta por la puesta en marcha de programas de formación dual tanto para la oficina central como para las fábricas de Girona y La Penilla (Cantabria), Viladrau (Girona) y Pontecesures (Pontevedra), además de realizar colaboraciones con universidades e institutos en materia de formación profesional y animar a los proveedores del grupo a que se sumen a esta iniciativa por el empleo joven y lograr “un efecto multiplicador”.

Formación
Aunque muchas empresas españolas no tengan necesidad de crecer en plantilla, “tenemos la opción de formarlos”, dice el directivo. La formación dual “trata de dar la oportunidad de aprender en un entorno industrial y permitir así que los alumnos de formación profesional puedan estar la mitad del tiempo en el aula y la otra mitad en diferentes puestos de trabajo para que experimenten diferentes prácticas”. Ésta se ofrecerá a noventa jóvenes, “pero la idea es que en el programa haya más empresas, porque es una forma de poder integrar a estos trabajadores que se irán quedando en la empresa cuando toque cubrir las rotaciones, pero que también les permitirá incrementar sus posibilidades de encontrar trabajo en otras empresas”. Según García, en el caso concreto de la formación profesional, “la orientación que se ha ido dando ha dejado a muchas personas con una formación que la sociedad no reclamaba. Esta formación que ofrecemos pretende corregir ese desajuste. Tenemos más licenciados de los que requiere y puede absorber el país. Muchos de ellos podrían estar bien en titulaciones de grados superiores, más prácticas y que dan más valor a nuestra cadena productiva”. Porque asegura que no tienen problemas para pelear por el talento, aunque “la universidad debería prestar más atención a la oferta”.

Nestlé destinará dos millones de euros en tres años entre los programas de becarios y de formación dual. “Cuando uno hace las cosas bien tiene un retorno. El employer branding o marca como empleador ya la tenemos alta. Ahora potenciamos más este aspecto, lo que nos permite consolidarnos”.

En promedio, la compañía cerrará 2014 con casi 6.000 empleados, concentrándose el 65% de la plantilla en las plantas de producción del grupo.