La Universidad de Cantabria lidera un proyecto europeo para obtener energía renovable en la región

El grupo de investigación Procesos Avanzados de Separación (PAS), integrado en el Departamento de Ingenierías Química y Biomolecular de la Universidad de Cantabria, coordina el proyecto europeo HYLANTIC, red atlántica de producción renovable y suministro de hidrógeno para una alta eficiencia energética, cuyo objetivo principal es analizar cómo se puede obtener, de forma sostenible y renovable, hidrógeno en la región atlántica.

Alfredo Ortiz Sainz de Aja, investigador del grupo, lidera este proyecto, el segundo logrado en el marco de los programas Interreg SUDOE e Interreg Atlantic Area para el periodo 2014-2020, para el que se han obtenido 2,5 millones de euros, con cargo a Fondos FEDER.

De esta forma, los 11 partners (4 universidades, 2 centros de investigación y 5 pymes) que forman parte del proyecto, de España, Francia, Portugal, Reino Unido e Irlanda, trabajan ya, desde octubre de 2017 y hasta septiembre de 2020, en mejorar la competitividad de la energía renovable en el área atlántica mediante la integración de hidrógeno a través del desarrollo de nuevos y avanzados sistemas para el suministro de sectores estratégicos como el sector marítimo.

El proyecto cuenta con cuatro grupos de trabajo, estando el primero de ellos centrado en conseguir un hidrógeno de forma renovable. “Aprovechando el excedente del potencial de la energía eólica en la región atlántica para transformarlo en hidrógeno mediante diferentes sistemas de electrolizadores”, según explica Ortiz Sainz de Aja. “Se prevé realizar un prototipo en la UC con el que conseguir hidrógeno a partir de energías renovables”, señala.

El segundo grupo de trabajo está orientado a obtener un almacenamiento más eficiente y seguro del hidrógeno y el tercero a desarrollar tecnologías para la obtención de energía en el que se combinarán tanto las pilas de combustible como los motores de combustión de hidrógeno, con aplicación en el sector marítimo.

Finalmente, HYLANTIC también prevé trabajar sobre la comercialización, la búsqueda de mercados y la evaluación ambiental y huella de carbono de este tipo de tecnologías.